Lunes, 13 de Junio de 2016

La Liga Yucatán tiene muchos elementos que la sitúan entre las mejores del país.  A lo largo de su  larga historia son ya setenta los jugadores que se han formado o han pasado por nuestros campos para luego destacar en el béisbol profesional;  si bien esto nos llena de orgullo no podemos dejar de lado la importancia de los valores aprendidos por miles de niños y niñas a través de este maravilloso deporte como son el trabajo en equipo, la convivencia familiar y valorar a todos por igual y no solamente por sus logros deportivos. 


 Ana Cris es una pequeña de apenas seis años que asiste semanalmente a la “Escuelita de béisbol” de la Liga Yucatán. Ana Cris se esfuerza en aprender los fundamentos del rey de los deportes ya que está decidida a ser beisbolista, su mamá al igual que los otros padres de familia de su grupo se esfuerzan también en aprender los lineamientos de la liga para conformar al equipo, inscribirlo y empezar a disfrutar con sus pequeños de esta nueva aventura deportiva llamada béisbol.


Ana Cris, la pequeña jugadora de la escuelita vive en el entorno familiar algo que muchos pensaríamos que por su corta edad no alcanza a comprender, una de las personas que más quiere padece una enfermedad que no tiene cura. Enterada de que también hay niños que padecen esta enfermedad decidió que le corten su larga cabellera para donarla y que sirva para que estos niños puedan tener cabello. Lo mejor y más bonito de esta historia es que la decisión fue solamente de ella, nadie la indujo ni se lo sugirió.


No sé si esta linda niña va a destacar en este hermoso deporte delos bates y las pelotas pero de lo que si estoy seguro es de que en la vida siempre destacará por ese gran corazón que no le cabe en su aún pequeño pecho.